Las “SGR” ofrecen su ayuda a las Pymes

La situación actual empresarial

Emprender es un camino arduo y complejo, el cual depende de muchos factores. Se debe partir de una idea inicial, tener la iniciativa y decisión de abordar un proyecto empresarial que permita introducirse en el mercado empresarial.

Aunque se debería facilitar la aparición de nuevas ideas y negocios innovadores, son muchas las trabas que ponen por el camino. Las condiciones actuales en las que nos encontramos no ayudan para que aflore el emprendimiento, surgiendo de esta manera, los principales problemas en el sector empresarial.

Actualmente los dos grandes problemas que ostenta este sector, tanto a nivel estatal como a escala global son, sin duda, la falta de financiación y la fiscalidad, entre otros.

Así, los recursos económicos y financieros son imprescindibles a la hora de iniciar un negocio. Las entidades bancarias ofrecen multitud de problemas para ofrecer la financiación que necesitas para tu proyecto. Es por esta razón, que es difícil tener una idea de negocio que sea viable y triunfe, pero lo es más conseguir los recursos necesarios para llevarlo a cabo. Una de las cosas positivas es que ahora existen muchas posibilidades para conseguir financiación o inversiones que puedan aportar el dinero que se necesita para iniciar la actividad, y fomentar de esta manera, el espíritu emprendedor.

 

La alternativa al crédito bancario

De este modo, para que una empresa crezca, necesita recurrir a financiación externa y para lograrla, además de los bancos, las pequeñas y medianas empresas y los autónomos cuentan a su disposición con las Sociedades de Garantía Recíproca.

Estas sociedades surgen como alternativa al crédito bancario permitiendo su acceso al crédito a la financiación en condiciones óptimas de interés y plazo de amortización. La regulación legal estatal de estas sociedades nació en 1978, con cierto retraso respecto de Europa y fue modificada en 1988 con la aprobación de la Ley de Intervención y Disciplina de las entidades de crédito, que sometió a estas sociedades al control e inspección del Banco de España, en igual medida que las entidades de crédito. En nuestro ordenamiento están reguladas en la Ley 1/1994, de 11 de marzo, sobre régimen jurídico de las Sociedades de Garantía Recíproca y el Real Decreto 2345/1996.

Con el objeto de proporcionar una solución, las Sociedades de Garantía Recíproca han venido desempeñando, dos funciones básicas en relación con las pequeñas y medidas empresas:

  1. Concesión de avales que permiten a la PYME acceder a la financiación bancaria, sin precisar por ello afectar a garantía todos sus recursos propios;

 

  1. Facilitar el acceso de las empresas avaladas a líneas de financiación privilegiada para obtener mejores condiciones en sus créditos que los que conseguirán por sí solas en el mercado.

Además de otorgar avales y negociar las líneas financieras para que las pymes y los autónomos obtengan condiciones ventajosas, las “SGR” también se encargan de tramitar subvenciones, de asesorar a sus socios y de formarles a nivel financiero.

Por lo general, las pymes y autónomos que acuden a las “SGR” lo hacen para financiar proyectos cuando no tienen garantías suficientes para obtener un crédito bancario o cuando, teniéndolas, no obtendrían condiciones tan ventajosas como a través de una Sociedad de Garantía Recíproca.

Por lo tanto, estas sociedades de garantía recíproca se comportan como un instrumento de promoción empresarial, que facilita el crédito a la PYME al permitir orientar, promocionar e incentivar la inversión por ellas avalada.

 

CESGAR

CESGAR es una asociación sin ánimo de lucro, constituida en 1980, con el objeto social de asumir las funciones de coordinación, cooperación, defensa y representación de los intereses de las dieciocho Sociedades de Garantía Recíproca existentes en España.

Esta asociación es miembro de la junta directiva de CEOE y de CEPYME, con las que lleva a cabo actuaciones conjuntas a favor de la pequeña y mediana empresa. Del mismo modo, CESGAR es miembro fundador, y actualmente ostenta la Vicepresidencia, de la Asociación Europea de Caución Mutua, AECM, que tiene el papel de representar los intereses comunes de sus miembros, a nivel europeo, y por encima de todo, de consolidar y desarrollar el papel de las “SGR” como un instrumento esencial para potenciar a las pymes de toda Europa.

A su vez, las Sociedades de Garantía Recíproca cuentan con un sistema de reaval, a través de la Compañía Española de Reafianzamiento, CERSA. La cobertura aportada por este sistema, refuerza la solvencia de las sociedades, permitiendo que un número mayor de pymes accedan a la financiación a través de las garantías otorgadas por las “SGR”.

En general, las dieciocho sociedades de garantía recíproca tienen ámbito de actuaciones sectorial (entre las que estaría, CREA S.G.R para el sector audiovisual) y territorial  (operando en la Comunidad de Madrid: Avalmadrid S.G.R).

 

Ventajas e inconvenientes

Estas entidades financieras sin ánimo de lucro han adquirido gran relevancia en los últimos años, pero también tienen una serie de pros y contras que es conveniente destacar.

En cuanto a las ventajas que operan en este tipo de sociedades son:

  • Facilidad de acceso a la financiación para aquellas PYMES que, por falta de garantías, no podrían obtener.

 

  • Mejores condiciones en cuanto al tipo de interés y el plazo que se refiere, gracias a los convenios que negocian con las entidades de crédito. De esta manera, los costes de financiación se reducen considerablemente.

 

  • Obtención de un aval, siempre que el proyecto empresarial presente una viabilidad.

 

Pero no todo lo que ofrecen este tipo de sociedades son ventajas. Pues en el lado opuesto de la balanza nos encontramos los inconvenientes de las mismas.

  • Costes elevados debido al aval que termina generando la sociedad.

 

  • Es imprescindible el hecho de ser socio partícipe, así como abonar la cuota social, al menos durante el tiempo en el que concedan el aval.

 

  • Por último, y no menos importante, el proceso de gestión. Donde el mismo suele ser largo debido a los tediosos trámites burocráticos que exige la Administración.

 

En definitiva, en LaBE contamos con un servicio exclusivo para empresas: LABE FINANCIACIÓN.

Si tu negocio necesita financiación para el inicio de un  proyecto de índole empresarial, nosotros te ayudamos a conseguir financiación para que tu empresa crezca, allanando ese camino tan complejo como es el conseguir financiación a través de entidades como las “SGR”, logrando para ti el acceso a financiación externa ya seas autónomo, pequeña o mediana empresa.

Desde Labe Financiación queremos ser el nexo de unión entre el mundo de la financiación privada, libre y sin barreras de entrada y las empresas que estén buscando una forma de recibir ingresos a un tipo de interés bajo. Conectamos tu empresa con inversores basados en los modelos Private Equity y Family Officers durante las rondas de financiación del Early Stage de tu proyecto empresarial.